El target 19:14

Y entonces sin querer me metí a una librería.
Aunque no lo crean las putas sabemos leer y a veces rayamos hasta en ser cultas; pregunté por algo de Reynaldo Arenas, lo que sea, lo que tuvieran.
Después de ver a Bardem interpretarlo, me dieron ganas.
No suelo leer escritores o poetas maricones, no comprendo su sensibilidad, esa sensibilidad que les viene del culo o no sé de dónde.
Y ahí estaba, junto al mostrador, un señor ya mayorcito, de lentes y pelos canosos. Y como si fuera una señal del destino o el perfume Chanel No. 5 que traía puesto ese día, liberando sus feromonas, o el mismísimo Reynaldo vuelto espíritu haciendo su aparición; cuando pregunté al encargado por algo de Reynaldo Arenas, el señor de lentes enseguida afirmó - ¡Es un poeta cubano! Yo para no mostrar mi estupidez solo afirmaba con la cabeza y sonreía.
Ser puta y además bonita, y ya no les cuento tener los dientes derechitos o la “sonrisa Colgate”, te dan ventajas en esta vida culera...

Y continuó haciéndome la charla.
Total que de la librería nos fuimos a su casa, debo aclarar que ese día no andaba de servicio, pero como soy una microempresaria emprendedora, accedí a hacerle un servicio. Son esos días en que a una le caen oportunidades y no debe desaprovecharlas, además tenía ganas de hablar de poesía. 
En realidad no sé cómo paso, solo parpadee y ya estaba en su casa; tumbada en un sofá verde limón de esos que hay en Liverpool y él seguía hablándome de Reynaldo Arenas… 
Que si sus poemas, que si vivió en Miami... Que si fue exiliado de Cuba por puto, que si la revolución cubana y el desprecio por los raritos…
Yo moría de pena y dije para mí misma - ¡Ay Samantha! (ese día iba de Samantha, pero ustedes no digan nada), no la riegues con este cliente, se ve que tiene dinero y es culto, lo veo en el armazón de sus lentes: Dior bañados en oro. 
Les digo que una debe ser inteligente para no irse con cualquiera, además me tome un cursito de mercadotecnia para saber cuál es mi target, así me ayudo y ayudo a mis comadres para que no se vayan con el primero que les chifle a la puerta. He tenido que ponerme a revisar catálogos de arte, sé diferenciar cuando se trata de un Monet y un Manet, sé cuáles son los best-seller de la literatura. Hasta me chute un catálogo de coches para hacerme la interesante... ¡Ay Samantha, ahora sí te vas a sacar la lotería con este Don! ¡No la riegues!, pero antes que pague. Ya hasta cargo en el bolso mi terminal.
Les digo que sé cuál es mi target.












Figuritas de porcelana fina Lladró poper les ama <3